jueves, 31 de marzo de 2016

Blindaje

Al final uno  cede y se acomoda
a lo que va llegando...

Hasta se autoconvence
de que es lo mejor , que tiene el cielo
para cualquier evento catastrófico
una oculta razón.

 Que esta espina 
acorazada  y  bélica  , que hoy  nos desazona
y nos mantiene   lúcidos  y alerta,
aventaja a la rosa cuyo arrobo
 a menudo añoramos 
 y que dura
  apenas lo que tarda  en cortejarla
 el aliento  discreto de la brisa más leve.

Utilizar argucias  
  de satenes y aromas ,  
solo  conduce a ser carne propicia
a la depredación,
    a quedar desarmada ante el asedio
 de  incendiados suspiros .

Lo prudente 
es ponerse  al recaudo  del blindaje del frío
y de la indiferencia 
y erizarlo 
de  gravedad estoica 
  hasta llegar a hacerlo inaccesible

Y negarte a ti misma 
 el dolor de la llaga 
que  aún a deshoras  te atormenta
como una implacable quemadura 
que te palpita dentro.

En el lugar que un día, 
hace ya tanto,
hasta hacerse ceniza enamorada
latió  sin un desmayo el corazón.