viernes, 18 de marzo de 2016

Manualidades


¿Quedará todavía
un lugar al resguardo de los vientos solanos
donde vivir ajenos, expatriados,lejanos
de la cuitas prosaicas que ordena el día a día?

Un lugar orientado al Sol de Mediodía,
donde las noches traigan rumores sevillanos
y no lleguen a oírse los tacones malsanos
de la melancolía.

Un lugar de quimeras
dónde todo es posible, olvidar los amores  
que se nos marchitaron  y fabricar las flores
de papel  que convoquen las  nuevas primaveras.

Si no existe, debieras
hacértelo a medida con tus  versos mejores.