domingo, 22 de mayo de 2016

Encrucijada final



De sobra lo sabemos, no hay camino,
se va haciendo al andar, mil direcciones
ofrece cada cruce  y tu destino
lo vas labrando con tus decisiones.

Lo sensato es llenarse de canciones
los bolsillos, purificar lo endrino
del corazón  y hacer tus ilusiones
tu auténtico lucero matutino.

Y llegado al final, elegir muerte,
negándote a admitir pálpito y susto
un modo de existir de duelo  en feria.

Cruzar los dedos y esperar la suerte
de  durar solamente el tiempo justo,
antes   de que nos llegue la edad de  miseria.