domingo, 15 de mayo de 2016

Nihilismo


Aovillarme
es todo lo que hoy me pide el cuerpo.

Sumirme en el placer del nihilismo

Vivir...
 vivir sin más ,
sin molestarme
en buscarle un por qué al hado absurdo
de existir masticando la congoja
de ser burda  materia que suspira
por trascender, 
por ser iridiscente
aleteo en el aire ,  que trastoca
universos perdidos  y es pálpito que crea
el caos necesario.

Entregarme a la plácida desidia
de respirar,
gozando del instante
lo mismo que la hierba , que se esponja
bajo la carantoña de la lluvia 
y agradece cualquier deleite mínimo
que sin querer  la vida le regala.

Ser solamente
un ser elemental, emancipado
de sus mil soliloquios , que  rumían
soledades y agravan
el silencio con ecos de derrota.

Regresar al estado venturoso
que tenía en el vientre de mi madre
donde un don de quietud era infalible.

Y dejar de  pensar...

Y dejar de sentir ,si se pudiera.