sábado, 10 de septiembre de 2016

Postales


Palabra tras palabra
voy dibujando a pulso los paisajes
de mi mundo interior.

Irreverentes
disecciones en vivo que reflejan
los múltiples  destellos , los matices, 
e incluso los susurros que  acabalan
 un espacio  que existe 
para empaparse en lluvia.

Postales  de colores  desabridos
donde basta un minúsculo  atisbo de verdor
  para hacer  que florezca  
 la alegría de nuevo

Caóticos collages 
armados con  retazos de un cuerpo apaleado
 y un alma efervescente
mostrando su verdad más descarnada,
aquella que evidencia sus  múltiples miserias
  y en la que caben todos los enigmas.

 Tarjetas  sin pudor,
sin remitente
y sin  destinatario
a cuyo dorso  escribo  
 notas codificadas  que encriptan sobre el aire, 
sus gritos de estupor
y lo dejan herido  de tangible
y agónico silencio.

Palabra tras palabra
voy componiendo largos poemas  melancólicas

Mensajes de socorro.

Que no envío