sábado, 10 de septiembre de 2016

Zafarrancho


Contra  mí nada puedes, cada embate
lo soporto de pie y sale ileso
mi ego,semejante a un tentetieso
porfiado en no achantarse en el combate.

Es más, certificando lo atinado 
que resulta el decir de que más  fuerte
te hace lo que no te da la  muerte,
gracias a ti, ya  soy hierro forjado..

No suelo alimentarme  de ilusiones,
yo  sé cómo nací,  predestinada
a ser carne esquilmada de sus dones.

Tú entiende, que aunque venzas  la partida,
cuando yazca entre el polvo, derrotada
habrás de verme, pero no rendida

Y mientras tanto, vida,
que siga el zafarrancho, siempre ha sido
un juego sumamente entretenido