lunes, 21 de noviembre de 2016

Rosa en Diciembre



Hay que cantarte a ti, rosa pajiza
que te enfrentas con tanto atrevimiento
a Diciembre y al hielo de su aliento,
que hasta el aura del aire paraliza.

Tu imagen indefensa polariza
mi admiración e inspira  este lamento
porque debas servirle de ornamento
al frío que tu raso martiriza.

En un acto de fe que dramatiza
una especie de santo sacramento
ofreces tu belleza quebradiza.

Eres solo un temblor que aromatiza
el mundo, mientras llega ese momento
de abrazar su destino de ceniza.