martes, 15 de noviembre de 2016

Si me miraras


Si me miraras
con el mirar esperanzado y terso
con el que nuestros ojos escudriñan
los cielos deslumbrantes de las noches de agosto,
confiando en encontrar el rastro breve
de esa estrella fugaz que se desangra
solo por seducirnos.

Si lograras mirarme 
como los niños miran,
con la pupila ilusionada y cálida,
abierta a la sorpresa,
y libre de prejuicios...

Si me vieras,
redescubriendo en el confín recóndito
de mi yo más vital y más oscuro
que guardo todavía , intacta de milagro,
mi colección de abismos
y de policromías
mil facetas, ansiosas por nacer a la luz
y por mostrarte
su deflagrar de brillos.

Si me miraras
a través del cendal  benevolente
que al cristalino presta
un corazón repleto de cariño.

Si me miraras
con amor,
haciendo
de la ceguera con que nos sumerge
en la liturgia efímera
de su deslumbramiento catastrófico,
un sempiterno rito
de gozo y fe de vida.

Si me mirarás como yo quisiera...

Si me miraras cómo yo te miro.