lunes, 28 de noviembre de 2016

Diálogo


Decir,
solo decir,
no es suficiente.

Ni siquiera resulta necesario
cuando tus ojos,
mirándose en la hondura amante mis ojos,
devotamente escuchan.

Y comprenden.