sábado, 18 de marzo de 2017

Flores silvestres

Es peligroso hacerse
demasiadas preguntas
en un mero ejercicio de escapismo.

Y más cuando se tienen las respuestas

Como quien ve caer la lluvia lentamente
detrás de los cristales
sin reparar en cómo va dejando
el paisaje impregnado de tristeza,
habrá que acostumbrarse
a ver pasar delante de los ojos
las mudanzas del tiempo
sin acusar recibo.

Hoy por hoy , lo sensato se reduce
a no pensar si llegarán o no
mañana otros mañanas.

A celebrar los dones intangibles,
esas flores silvestres en que apenas reparas,
que te obsequia, magnánimo , el presente.

A respirar el aire,
a disfrutar la vida.

A agradecer que acaso,
ayer, sin ir más lejos,
te sonrió la suerte.

Que incluso sin saberlo, en un día remoto
quizás fuiste feliz.