domingo, 26 de marzo de 2017

Regresión


Ay, quién pudiera regresar al centro
oscuro de la luz donde deflagran
los colores sin ruido y se vislumbra
la inmutabilidad del infinito.

Alejarse de un mundo de diluvios
de apasionadas piedras en abril
y en el que en mayos lúdicos florecen
como plantas carnívoras las dudas.

Desprenderte de todo lo que sabes ,
dejando que tu atávica  intuición
al despertar te guíe hasta el origen.

Pudiera ser que allí más generosa
se muestre la fortuna y te consienta
incluso el olvidar que has olvidado.