sábado, 1 de abril de 2017

Ahí fuera diluvia


Hoy la noche llegó
cargada flagrante alevosía
y horas desveladas.

Ahí fuera diluvia,
aquí dentro
una extraña quietud muda traviste
el alma de las cosas.

Entre las sombras crecen los temores.

Siento un escalofrío como aquellos
que de chica me hacían aovillarme

Te escucho respirar
acompasadamente en la penumbra.
Desnudo
descansas a mi lado,
desprevenido, duermes ,
quizás sueñas conmigo...

Me arrimo más a ti.
Con instinto animal
busco un calor

Tan solo
un calor
un exiguo,
testimonio palpable de la vida
que justifique el ímprobo
esfuerzo de luchar por la existencia.

Saber que no estás solo.
Creer que te acompaña y aferrarte
al otro y a su apego hasta que brote
por tus poros la fe.

Que encuentra un corazón su ritmo en el latir
del corazón amado.

Ahí fuera diluvia..

Aquí dentro los dos
cabemos juntos en el mismo sueño.

Y en él no es más que arrullo la voz de la tormenta.

Pruebo si puedo aún
abandonarme en toda la extensión de tu cuerpo
como cuando la sangre
joven me lo pedía...

Ahora,igual que ayer
mis pies son dos carámbanos...

Ya somos dos insomnes...

¿ Quién dijo que la noche de hoy se presentaba
inquietamente insulsa?...

Si larga se presume
hagamos sus minutos amables de contar.