lunes, 10 de abril de 2017

Brasa

Consumación del tiempo,
que consume
la carne en flor herida por la escarcha
y la voz volandera, convertidas 
en  ruines aguaceros de barro y granizadas.

El mirar,
que un día fue de fuego,
hecho cenizas,
polvo inerte y frío,
que entre los dedos de los desengaños
fue triturado, se dispersa,
 escapa.

Gris….
es el único color que queda
para vestir de nuevo a la esperanza.

Todo el futuro se reduce ahora
a que se cumpla el sueño de la pequeña brasa
que escondida espera esa buena ventura
de que un soplo de aire , acuda a cortejarla .

Que con fresco descaro
muy suavemente llegue hasta a besarla
y reavive el calor incólume
que en lo profundo,
 silenciosamente,
aún el  tibio corazón se guarda.

Mientras que quede vida y salga el Sol
no hay que dar por perdida la batalla.