sábado, 1 de abril de 2017

Desplumada


!Qué parcos son los gestos de los días!

Languidecen
las horas que se van desmigajando
y no encuentran ya ningún jilguero
disfrazado de verbo libertario en mi voz
al que nutrirle el trino.

Hoy dudo de lo ilógico,
de que haya habido
cierto tiempo feliz en que mi espíritu
entrase en comunión con el misterio
y ,absorto en la alegría
con que nos tienta un cielo cruel con los ilusos,
soñase tener alas.

Busco dentro de mí alguna excusa
con las que rearmarme .

Pero será que es cierto, de los escarmentados
nacieron los más tristes ,
los que viven y lloran
con los pies en la tierra.

Y yo ya me conozco
las inimaginables prestidigitaciones
de la espezanza fútil
que inventa trapantojos con tal de engatusarte
y acaba con tus huesos en el suelo.

Hoy soy casi sensata,me pliego a lo tangible
y sé que no hay milagros .

Qué por fuerza será tullido el vuelo
y ráquitico el canto que puedan intentarse
con estas cuatro plumas que me quedan,
rotas y ensangrentadas.

Y aun así, !cómo espero que algún viento solano
las obligue a dejarse llevar a la deriva.!