domingo, 9 de abril de 2017

Mi corazón ya casi

Mi corazón ya casi a mí me pertenece.
Después de tantos años viviendo en esa entrega
que ,generosa o loca, de ti misma reniega
al fin está alcanzando la paz que se merece.

De vuelta de su ensueño de ajenidad, parece
que ya no se abandona a la cadencia ciega
de otro latido lábil y que ya no se pliega
a sentir al dictado que vibra o adolece.

Ahora ya ha aprendido a querer con mesura
a besar sin ser brasa,a hacer que la caricia
no traspase la piel más allá del instante.

Y sin embargo, cómo extraña la atadura
tapizada de raso,la plácida sevicia
de abandonarse en otro fiel corazón amante...