martes, 11 de abril de 2017

Ternezas

Será porque la enerva
el olor indefenso e imprudente
que emana de lo ingenuo.

Será porque sintió
pasión por desvirgarme
el ego y la sonrisa,
pero pronto noté la urgencia de su boca
sembrándome en la piel
universos de aquellos que ya eran
antes de que existiese la palabra
y exigéndome a cambio
su tributo de estrellas floreciendo
como heridas pulsátiles
hasta el último límite de mi cuerpo hecho entrega.

Beso a beso, presumo
hoy de estar bendecida a cicatrices.

Será porque debía
cumplir con el destino
y cargar con el mapa de mi historia,
escrito,
verso a verso,
con mi sangre irredenta
sobre la carne mártir.

Será porque los ángeles guardianes de los necios
no está para ocuparse de esas pequeñeces.

Será porque la vida,
como tú, 
no tiene demasiadas nociones de ternura.