miércoles, 10 de mayo de 2017

Don de quietud



Larga hebra de miel que se desliza
en la lengua del tiempo , tentadora,
dulcemente dorada , en esa hora
en que lo transparente se eterniza

Misterioso rumor que repentiza
los secreto del agua y edulcora
con los suaves colores de la aurora
la sobria languidez de la ceniza

Hay que escribirle un verso a la zalema
con que la vida en música fragante
nos envuelve, fingiéndose poema.

Hay que contarle al mundo cómo fluye
desde un don quietud y en un instante
nuevamente en la nada de se diluye