sábado, 6 de mayo de 2017

El propio nombre

Desmenuzar mi nombre
sin prisa...
l
e
t
r
a

a

l
e
t
r
a,

Esto te pido hoy
que no me prives
de escuchar cómo suena entre tus labios
como una bendición.

Que te consientas
acariciar despacio la epidermis
funcional del sonido
hasta que vibre y muestre desnuda su textura,
desgustar la sazón de su sustancia,
desnudarla de todos sus enigmas
hasta exprimir su esencia
y convertirla en música.

Permítele a tu boca
deletrear mi nombre
y si te place
escúpelo después.

Es preferible
a que vaya muriendo poco a poco,
sin memoria de sí.

Languideciendo,
mecido entre los brazos
glaciales de un silencio indiferente.