domingo, 7 de mayo de 2017

Lo previsible


Ya lo sabes,
yo soy lo previsible.

La que siempre está ahí cuando amanece.
La que abre la ventana
para que entre el Sol,
la que se deja
la piel en el intento
de matizar la luz de sus estragos.

La que le espulga al aire sus espinas,
sus rumores agrestes,
sus posos de amargor.

La que ,con vocación de desahuciada,
le presenta batalla a la existencia
con uñas y con dientes
del alba hasta el crepúsculo
y a pie firme soporta
todas sus embestidas sin pensar
siquiera en la derrota.

La que sobre sus hombros fatigados
sustenta los pilares de tu mundo
y esas cuatro paredes entrañables
que forman una casa
y llamamos hogar, si hay quien lo cuide.

La que sabe ser sólida
y a la vez es prolífica en satenes.

La roca del milagro,
capaz de prodigarse en manantiales
de gestos que son bálsamo sobre cualquier herida
y mitigan lo urente del dolor.

Ya lo sabes, yo soy lo previsible,
lo que jamás te falta
y que nunca faltarte debería,
la madre, la entregada compañera,
la amiga, el alma próxima,
la amante.

La que en el corazón cobija un pájaro
que canta sin cesar con tal de hacerte
el día más risueño.

La mujer,ese ser que no conoce,
en su fragilidad, lo que es rendirse.