sábado, 6 de mayo de 2017

Solo queda escuchar


Los prodigios ocurren casi siempre
de forma subrepticia.

Poco a poco 
va creciendo la luz y se despiertan
los rumores del día.

El corazón, cogido por sorpresa,
 acopla como puede su latido
al compás  perentorio
que la vida demanda.

Solo queda por ver 
si no se me ha olvidado todavía
el arte de exprimirle  a los grises sus gotas 
su armonía recóndita.

Si mi voz se ha repuesto
 de los tragos, tan largos, de angor y de aguardiente.

Si la brisa y los pájaros
se avienen a aceptar el compartir 
conmigo sus canciones...

Lo demás es  sencillo.

Es dejarse llevar sin restricciones
 por  el instinto que nos quiere libres,
alegres, 
entregados ,
creativos...

 Felices.

Solo queda escuchar ,cerrar los ojos
y dejar que ligera  , lo mismo que una pluma,
emprenda el alma el vuelo.

Lo inefable  , por norma,
ocurre cuando menos te lo  esperas.

Cuando  tu estrella se enajena y dice 
que debe de ocurrir.