martes, 9 de mayo de 2017

Tras el cristal



Tras el cristal
se dilata un espacio que parece
tener un tacto amable
donde discurre un tiempo sin fisuras.

Tras su blindaje aséptico
todos los rostros conservan la sonrisa,
cada cosa conoce
su ubicación exacta
y cualquier circunstancia su medida.

Tras el cristal jamás penetra el frío
y si cierras los ojos tal vez puedas
adivinar las notas de un piano.

A su resguardo el mundo
es tal como se sueña.

Pero vivir es eso
que se goza y se sufre a la intemperie.

Por no verlo se opacan
los ojos y en silencios  se diluyen.

Desde fuera se oye
como sube el volumen de la música.