viernes, 16 de junio de 2017

A destiempo


Es perfecta.
Esta noche de madreselva y raso
cumple todos los tópicos para servir de marco
a la felicidad.

La brisa que acaricia las copas de los árboles...
Los grillos cantautores,
las luciérnagas....

Hoy no parecerían nada extraño
leer en el neón de las estrellas
Queda total y absolutamente
prohibida la tristeza”

Entonces,
¿ por qué causa
el rumor desvaído de la música
que  llega  camuflado en los pliegues  del aire,
suena imitando el eco
de la melancolía?

¿ Cómo es que no se entera
esta tibieza distraída y húmeda
que a destiempo
se encarama a los párpados,
y se perla,
y resbala...?.

Surcos
ya desandados,
viejos...

La noche,
la de siempre.,
la de dentro,
destemplada y oscura,
regresa a cada paso tras sus huellas..