jueves, 1 de junio de 2017

Precariedad


Cada noche es igual, un terciopelo
de ausencias empedrado, una devota
procesión de silencios , que su cuota
reclama de nostalgias y desvelo

Vivo desposeída , en bancarrota
de todo afecto y bien conoce  el cielo
que al pobre corazón ,de desconsuelo,
ya no le cabe una sola gota.

Menos mal que te tengo, poesía,
sin sentir tu runrún junto a mi oído
qué precaria sería mi existencia.

Presta tu generosa cercanía
su lúdica cadencia a mi latido
y una doble ración de resiliencia.