lunes, 26 de junio de 2017

Singular


Desde siempre me sé cortada al bies,
nacida para ser un esperpento
de alma triste , corazón contento,
y genio poco amigo de clichés.

Soy el cuarto y mitad de lo que ves,
y el doble y algo más de lo que cuento.
Hizo la vida en mí el experimento
de enfatizar silencios y porqués.

Pura contradicción, luz que se sueña
sumida en un negror extraordinario
del que termina haciéndose la dueña.

La singularidad que aceptaría
para olvidar su sino solitario
hombre como animal de compañía.