lunes, 26 de marzo de 2018

Llegado el caso



Acaso,
llegado el caso ,
yo también lograría
guardar en un rincón profundo y olvidado
un rato el corazón.

No es en modo alguno imprescindible
para comprar el pan,
coger el autobús, leer un diario,
tomarte un buen café con los amigos
mientras charlas del tiempo......

Incluso, si me apuras,
puede ser un descanso el descuidarse
de este peso plomizo ,
de este escozor urente
que es sentir todo el rato aunque no quieras,
este desasosiego
que es vivir cada día

Luego
no queda otra
que andarle procurando un disimulo
al agujero negro  que ocupa su lugar
detrás de una camisa de diseño
y una neutra sonrisa.

Acaso,
llegado el caso,
yo también lograría  llegar a prescindir 
del incordio que es el corazón
- tal cómo haces tú-
y fingir que estoy viva.

Aunque sepa y de sobra
que nada más me estoy sobreviviendo