jueves, 8 de enero de 2015

Hibernaciones




Qué anodinos los días  del invierno
en los que un mundo mudo, aletargado
a nuestro alrededor, abandonado
simula estar a un sueño sempiterno


El regresar al útero materno
parece que a las cosas ha tentado,
acaso presintiendo tal estado
como el que le conviene a lo más tierno.

Quien diría que ya las clorofilas
se apresuran y buscan una ruta
hacia la luz,que su fragor  espera

Y que acopian también las blancas lilas
su esencia más ingenua e impoluta
con la que perfumar la primavera.

Que al despertar de sus hibernaciones,
más fuerte latirán los corazones.