jueves, 29 de enero de 2015

No rompas el silencio


No rompas el silencio... Permanece 
callado junto a mí, que estoy callada
disfrutando este amor que dentro crece
y hablándote de amor con la mirada.

Nada digas, no rompas el hechizo
que nos envuelve, todo verbo es vano.
Si ya te hablo yo cuando deslizo
con suavidad mi mano por tu mano...

Y mi respiración entrecortada
junto a la tuya es diálogo en arrullo
de dos palomas de alma enamorada.

No rompas el silencio...Ni un murmullo...
Nada estorbe la charla apasionada
entre mi amante corazón y el tuyo. 

Estrategia sibilina


Hay noches
en que chisporrotean las luciérnagas
en torno a nuestras almas,
que por arte de magia parece que se olvidan
del peso de su cuerpo aderezado
con todas sus variadas mezquindades
y lucen extasiadas
mientras bailan un vals.

Y hay días que amanecen
aburridos,
hambrientos de snobismos que nos hagan
sentir menos esclavos de la prosa.

El resplandor del alba es ya todo un augurio
de instintos homicidas,
de esos que con gusto se relamen
imaginando el sabor metálico
de la sangre en la boca
y olfateando un rastro tembloroso
de la debilidad.

Se prepara el puñal hecho silencio
y se adiestra en el arte de ir emasculando
el discurrir sereno que debiera
hacer dulces las horas.

Si Dios no lo remedia,
después de que la calma se corrompa
y acabe con el poco de cordura
que le quedaba al aire
empezará a gestarse la tormenta
a base de miradas que quieren ser relámpagos.

De palabras que suenan como truenos
y son como un diluvio de granizos
sobre el vergel endeble de la felicidad.

Contra los grandes males
es preciso inventarse una estrategia ,
de esas que si bien apenas sirven
para ganar batallas
no pierden ni una guerra...

Yo nunca digo nada,solo afilo
el destello inclemente de la lágrima
y te miro a los ojos.

Y sibilina
y seductoramente
sonrío.

Mientras busco el latido caliente y confiado
sobre tu yugular.





Milagro


Hace ya tiempo que aquí nadie cree en los milagros.

Los sordos oyen y los ciegos ven gracias a sofisticados implantes cerebrales y los paralíticos , sometidos a injertos de células madre , caminan .Alcanzar la salud y la juventud eternas depende únicamente del saldo que haya en tu cuenta corriente .

Una virgen puede parir un niño concebido en una probeta y una pareja elegir un vientre de alquiler o  una incubadora de última generación para gestar su hijo 

.Pero nosotros hemos preferido elegir el método tradicional...

Mientras mi esposo me acaricia el vientre abultado no puedo evitar hacerle  la clásica pregunta:
- ¿ Me quieres?
-Sí
- ¿ Me querrás siempre?
- Hasta la muerte,

Lo increíble, lo verdaderamente milagroso, es que ambos nos lo creemos.

Pañuelo



Por consolarme,
pues me ha visto llorando,
llora la tarde.

Y saca el cielo
para enjugar mis lágrimas
lindo pañuelo.

Siete colores
de un sombrero de nubes,
por que no llore.

Por que sonría,
despliega su abanico
de ilusionista.

Puede que logre
que brillen las estrellas
más esta noche.

Y que así olvide
que me dejaste a oscuras
cuando te fuiste.










martes, 27 de enero de 2015

Chantajista

-"¿ Quieres que te lo diga otra vez?"
No sé cómo me las arreglaba, pero el caso es que siempre cedía a los caprichos de aquella chantajista .
Atravesar, ida y vuelta, la explanada , que a aquellas horas de la tarde  era como el mismo desierto del Sahara, me iba a costar cualquier día un buen disgusto. 
Claro que  el sofoco se me olvidaba en cuanto, con un  refresco en una  mano y una bolsa de "chuches" en la otra ,volvía a oírla decir
-" ¡ Eres el “abu” más guapo del mundo!"

Contiendas


Trincheras,
Alambradas...
Defenderme ¿ De qué?
¿ De la elocuente
tentación a rendirse de mis ojos
que me acecha
pendiente de si mira tu mirada?

¿Puentes,
fosos,
murallas,?
¿podrán guardar a salvo
esa tierna verdad que se pretende
detrás de algún botón de tu camisa
parapetada?

Celdas
dónde asfixiar la pluma,
tumbas
en nuestras propias carnes excavadas
dónde la risa sea córpore in sepulto
lo que quede de vida.

! Cuánto mejor lanzarse a pecho descubierto,
el corazón en ristre,
y presentar batalla!

Frutal


Lo primero es la vista: engatusarte
con colores que evocan la frescura
y llevan sin sentir tras la mixtura
de aromas que persiguen deleitarte.

Ya en tus dedos, consigue enamorarte,
suave, aterciopelada, su textura.
Y sabes, al probar, dulce y madura
su pulpa, que jamás has de saciarte.

Es Eva , reencarnada en femenina
, comensal apariencia de pomelo,
higo, manzana , mango , mandarina…

Es la mujer, frutal y apetitosa
tentación que ante el hombre pone el cielo
para hacerle la vida más hermosa. 

domingo, 25 de enero de 2015

Diapasones ( FA- tuo)


Hay notas de sonido tan divino
como un sollozo angélico, que llagan
de tristeza el cristal, y otras que embriagan
como el cuerpo rotundo de un buen vino.

Ya escribió partituras el destino.
O van desconcertadas y se estragan,
o puede que armonicen y que hagan
juntas, creando música, el camino.

Ponen sobre las noches sin estrellas,
porque  claves  y ritmos se calibren,
los fuegos fatuos, de ilusión  sus huellas. 


Suene la hora de los diapasones.
Sea el aire un temblor. Que al tiempo vibren
en un solo sentir dos corazones. 

Melodía inacabada


No me he de ir sin antes
alisar con primor sobre la cama
las sábanas de hilo
y el cobertor de lana.
! Es tan crudo el invierno,
sus noches son tan largas...!.

No me iré
sin dejar tapizadas las paredes
de caricias de raso,
sin encender la vela que perfume
de sándalo la estancia,
por si es que llega esa hora tan oscura,
del estremecimiento.
antes que apunte el alba,
en que antiguos recuerdos
y futuros presagios nos asaltan.

No me he de ir sin antes posar en vuestras frentes
mi beso y mi suspiro
y un olor a crisantemos secos
impregnando indeleble vuestra almohada.

No me he de ir, que espero
que algo de mí se quede entre vosotros
los que me amáis
y amo,
como una presencia extraviada.

Que habite los rincones
en donde se escabullen las nostalgias
a conspirar los días en que llueve.

Que se vaya escanciando sobre el aire
que os envuelva a diario
como una melodía imperceptible.,
cordial y melancólica...

Eterna
e inevitablemente inacabada.




Llanto




Para quedarse
grabada en la pupila
llegó la noche.

Llora la Luna
y de estrellas de plata
se puebla el cielo.

Fugaz fue el llanto...
lágrimas femeninas
nunca te creas.