miércoles, 14 de octubre de 2015

La perla


 Destilando  de discrección,
 en silencio medra y crece,
 solo por eso merece
toda nuestra admiración.
Recubre con devoción
esa partícula oscura 
que todos  en  fiel clausura 
guardamos y a la refina
en su  quietud submarina
hasta volverla hermosura.

Su proceder ejemplar 
hoy alabarle quisiera 
y aún más ,si me atreviera,
hasta llegarlo a imitar.
Consagrarme a sublimar
con paciencia lo infecundo
que se incustra en lo profundo
hasta volverlo la cosa
más linda maravillosa 
y delicada del mundo.

Ella no gastó su esmero  
en hilar nácar transida 
para terminar su vida
olvidada en un joyero.
Su mismo credo prefiero
de obrar solo por probar 
si se puede mejorar
y  como ella  ver mi oriente
terminar sobre la frente
de una virgen en su altar .

Así es la vida


Parece que me das, 
pero hay que ver qué poco me regalas....
Todo es cobrar  tus diezmos
cien veces duplicados y en especie

Existes para ser el paradigma
de la depredación que nunca se conforma
con la primera sangre,
que busca allá en la médula
el grito más ahogado y más  profundo 
aquel en que  deserta por la boca
el último resuello de ilusión.

Y luego te delectas 
en jugar con la presa  desmembrada
 sintiendo  como huele sobre su piel  el miedo,
acaso sin maldad , 
únicamente
porque  eso es lo que estaba programado
en nuestros adeenes más añejos
para estos eventos estelares.

 Porque es así la vida...

 Porque tuya es la fuerza,
 parca virtud que brinda la ocasión, 
de  acumular   la rabia  ,
de convocar los truenos, 
de descargar la ira sobre  la piedra inerme
 de levantar  los muros,
 de ir cerrando puertas y de tirar las llaves
al  insondable  fondo  donde la luz no llega
de algún ignoto mar. 

Y crees que con eso ya posees 
la esencia  del poder.

Pero yo sé que todos mis deseos
 permanecen intactos
dibujados a escoplo sobre cielos azules.

Y que  nunca en mis sueños
escasean las alas.