lunes, 21 de marzo de 2016

Consuelo









Busco el consuelo aquí, junto a la grana
claridad vespertina  que, a su antojo,
me dibuja al pastel un trampantojo
cuando sobre el cristal se afiligrana

Su ficticio desmadre no es bastante
y aunque  simule bien que se desboca
vaciándose en color, jamás sofoca
el temblor de su luz agonizante.

Pero habrá que fingir que del castaño
al negro no se llega, ni se siente
el calofrío de lo ineludible.

Vivir es entregarse a cada engaño
de la esperanza ciega que nos miente
y trasmuta el   milagro en lo posible.




Caminos hacia el Sur





Pues habrá que soltar las golondrinas,
risa en cautividad entre las manos.
El no hacerlo, condena a los veranos
a malograrse y ser ausencia en ruinas.

Que lleguen a los sitios más lejanos,
que alboroten  plazuelas anodinas,
pregonen primavera en las esquinas
y aneguen de ilusión los altozanos.

Porque al aire se debe lo que es pluma,
y antes de ser vencida por la bruma
debe escribir sus sueños en el viento.

No penséis que en la euforia del momento
sus circunvalaciones son  fortuitas...
Trazan rutas al Sur...Hay infinitas!!

domingo, 20 de marzo de 2016

Amaneceres



Pugnaba  la mañana   que nacía
por volverse alcahueta
 y  llevarnos de nuevo al territorio 
entre sensual y místico
 que dejamos envuelto entre  los velos
 de sopor de la noche.

El filo de la aurora ,  
no queriendo dejarnos que olvidásemos
que éramos amantes,
 se nos volvió    un estremecimiento
de hielo y calentura
que penetraba sin piedad la piel.

Yo me  sentí    como un  un gorrión minúsculo
que necesita un nido  ,
un lugar de ternura y de tibieza,
en el que arrebujarse.

Tú supiste   acoger el desamparo
con que mi cuerpo se acercó hasta el tuyo
y hacerte brasa viva 
para acallar su súplica insinuante .

Pavesas nos volvimos, que incendiaron
la claridad , llenándola de asombro.
.
Qué largos  y qué plácidos pueden llegar a ser 
esos amaneceres compartidos.

Cualquier viento del Norte
vendrá  después  trayendo aromas de azahares.