sábado, 6 de mayo de 2017

Vicio


Mira, hoy me pide el cuerpo escribir un soneto...
Ya me había quitado del vicio, pero, ! date!
hay cosas que me pueden, tal como el chocolate
o morderme las uñas... ( otras son un secreto...).

Sea lo que dios quiera, que me lío petate
y manta a la cabeza, en harina me meto
hasta las mismas cejas con tal de que completo,
con sus catorce versos ,dé fin al disparate.

Si me inspiran las musas (y por todos los signos
están teniendo un día , digamos que alunado)
el punto final pongo en solo diez minutos.

Luego, a esperar que lleguen los lectores benignos,
 esos que siempre dicen " qué lindo" "me ha gustado"
y hacen la vista gorda con los anacolutos.

Queda cruzar los dedos y rezar que no pida
nadie penas de cárcel por tamaña parida.


Claudicación



A ciertas horas de la madrugada
suele venir muy bien dejar que nos enreden
un puñado de versos.

Aflojarse
las cinchas del blindaje y permitirse
un cierto descarrío sensiblero.

Suave claudiación,
mansa derrota.

Inútil desahogo
que de sobra sabemos de antemano
que no conduce a nada
excepto a la antesala de unas horas
cargadas de nostalgias que nos ponen
húmeda  la mirada
y nos dejan la piel más encendida.

Y añorante
y  mucho más dispuesto
a ser carne de entrega al corazón.











Liberación


A veces los caminos se rebelan,
no quieren perseguir más la utopía
de que hay un arco irís
detrás del horizonte.

Acaban confluyendo sobre un páramo
en que duele mirar
y respirar agosta.

Cuando se llega al límite
y ante tus pies se abre solamente el abismo,
cierra los ojos,
déjate caer,
extiende bien los brazos
y planea.

Hasta que el cielo acepte ser tu espacio,
la gravedad se rinda
o te crezcan las alas.

O hasta que el suelo salga a recibirte.

Es un sitio tan bueno como otro
para dar con tus huesos y ofrecerles
un poco de descanso.

Madurar
y entender
que también te libera aceptar tu derrota.















Como hacen los cuerdos


Si así puedo olvidar
que fue la larga noche
una condensación del desconsuelo,
a golpe del glacial aliento que a deshora
nos echan en los ojos las ausencias.

Si puedo deshelar la pátina escarchada
que empaña mi mirar y logro ver el mundo,
si no en tecnicolores,
al menos sí pintado de un modo más benigno.

Si consigo fingir lo necesario
como para vivir sensatamente,
haciendo del pasado desmemoria
y exprimiendo al presente
su gota de dulzores.

Si logro aún mirar esa nube que pasa
e imaginarla rumbo a la amplitud posible

¿Quién me puede culpar
si me entrego a su estela, infatigablemente,
la mirada perdida
y los pies  afincados en la tierra con saña ?

Como hacen los cuerdos
que se buscan la vida simulando ser locos 
solamente lo justo.

Sin perder la esperanza ni soñar demasiado.









Solo queda escuchar


Los prodigios ocurren casi siempre
de forma subrepticia.

Poco a poco 
va creciendo la luz y se despiertan
los rumores del día.

El corazón, cogido por sorpresa,
 acopla como puede su latido
al compás  perentorio
que la vida demanda.

Solo queda por ver 
si no se me ha olvidado todavía
el arte de exprimirle  a los grises sus gotas 
su armonía recóndita.

Si mi voz se ha repuesto
 de los tragos, tan largos, de angor y de aguardiente.

Si la brisa y los pájaros
se avienen a aceptar el compartir 
conmigo sus canciones...

Lo demás es  sencillo.

Es dejarse llevar sin restricciones
 por  el instinto que nos quiere libres,
alegres, 
entregados ,
creativos...

 Felices.

Solo queda escuchar ,cerrar los ojos
y dejar que ligera  , lo mismo que una pluma,
emprenda el alma el vuelo.

Lo inefable  , por norma,
ocurre cuando menos te lo  esperas.

Cuando  tu estrella se enajena y dice 
que debe de ocurrir.

Un algo


Todo ocurre de ojos para adentro.


Un algo en el azul se nos opaca,

sin saber bien por qué , con ciertas pérdidas

y un poso de tristeza indefinible

gravita sobre el aire.


Hay modos de vivir,

al menos tantos

como vivientes , y cada cual estampa

-hosca o amable - su deleble huella

sobre el camino.


Algunos, los benditos por la suerte,

nacieron para ser los paladines

de la palabra y defender su enseña

armados de belleza y poesía.


La muerte solo es una y nos iguala:

Un mismo polvo para un mismo olvido.


Hay formas de morir y de quedarse

morando un rato más entre nosotros.


Cuando muere un poeta no se apaga

ningún astro ni tiemblan conmovidos

los pilares del cosmos .



Pero suspira un ángel

y se impregnan

de paz las cuatro esquinas del silencio.


Y algunos, los lunáticos de siempre,

nos quedamos un rato pensativos.



Lejanía


Sé que es cuestión de tiempo, que debo ser paciente,
que el río desbordado a su cauce regresa
más tarde a más temprano y ahora lo prudente
es velarte en las sombras con devoción confesa.

Sabes que si la dicha en tu presente acampa
el corazón me estalla repleto de contento
y que si una tormenta sobre tu casa escampa
el mismo angor que sientes sobre mi pecho siento.

Que no es la lejanía una escusa bastante
para dejar de amar aquello que se ha amado.
Desesperadamente se añora lo distante.

Hasta la última gota de mi sangre daría
si con ello supiera que nunca lo acerado
del dolor que me mata en ti se ceba un día.






El propio nombre

Desmenuzar mi nombre
sin prisa...
l
e
t
r
a

a

l
e
t
r
a,

Esto te pido hoy
que no me prives
de escuchar cómo suena entre tus labios
como una bendición.

Que te consientas
acariciar despacio la epidermis
funcional del sonido
hasta que vibre y muestre desnuda su textura,
desgustar la sazón de su sustancia,
desnudarla de todos sus enigmas
hasta exprimir su esencia
y convertirla en música.

Permítele a tu boca
deletrear mi nombre
y si te place
escúpelo después.

Es preferible
a que vaya muriendo poco a poco,
sin memoria de sí.

Languideciendo,
mecido entre los brazos
glaciales de un silencio indiferente.


Noches de Mayo



Es que apetece cantar...
Noches de Mayo, serenas,
no hay otras noches más buenas
para salir a rondar.
Noches que hacen soñar
a las muchachas en flor
que esperan con un temblor
a escuchar que a su ventana
un mozo llega y desgrana
coplas que hablan de amor.

Noches cargadas de olores
hechiceros de alhelíes,
que hacen que en la voz confíes
de los dulces trovadores.
No importa que después llores
si se te acaba el contento
pues con el último acento
descubres que esas galanas
palabritas son livianas
y que se las lleva el viento .

Quién no tuvo quince años...
Quién no tuvo en su balcón
rondándole una ilusión,
merodeando un desengaño.
Pero si de todo daño
un bien se puede obtener,
y , aunque es muy duro aprender
acopiando desencantos,
soy otra más, entre tantos,
que sé mucho más que ayer.

Si  hoy me vienes a rondar
no me traigas margaritas
porque aunque son muy bonitas
alergia me suelen dar.
Si me quieres alegrar
la noche tráeme bombones,
y luego en la caja pones
disimulada una alhaja,
no hay una forma más maja
de conquistar corazones.





Tópicos



Alguno simboliza a la mujer
en la perversa mantis religiosa ,
dispuesta a rematarlo en una odiosa
ceremonia ritual con su alfiler.

Con tal de no sufrir no conocer.
¿Por si acecha la espina dolorosa
no gozar  de la esencia de la rosa ?
Hay que apostar en ésto del querer.

Es el hombre más feo el más hermoso…
Al buen perfume , el frasco más pequeño…
De tópicos poblamos nuestra mente.

La pareja son dos. Y el ambicioso
proyecto de alcanzar a dúo un sueño :
vivir juntos y en paz dichosamente.



La atrapamosquitos


Hay días en que ofrezco "Por un verso
mi sombra vendo al diablo". De cabeza
corro tras de catorce y con certeza
que debo de tener un hado adverso.

Suelo dar caza al obvio y al perverso
que carece de ritmo, al que tropieza
con la rima imposible...Hasta que empieza
la mente a dislocar el universo.

Llego entonces al limpio, al afilado,
al audaz, al exacto, al elocuente,
al sutil,al brillante, al que está alado...

...y encandila a las musas. Cuando al vuelo
un soneto se atrapa ...! Cómo siente
el alma absorta que conquista el cielo! 

Aún

Por tan poca sustancia, en qué porfía
tan pródiga y prolija se enredaron.
Es bisílaba ,así me lo enseñaron,
aún si significa todavía.

De que a su viejo idioma profanaron
un castellano rancio acusaría
a los que ,en arrebato de osadía,
con un golpe de voz lo pronunciaron.

Pero ésto no es la iglesia y no hay doctores
ni nos van a juzgar por herejía.
Para gustos se hicieron los colores.

Ni podemos obviar de lo que hablamos,
señores míos: en la Poesía
si ni existe un vocablo lo inventamos. 

Huídas


El caso es siempre huir hacia adelante.
La basta al aprensivo una aspirina,
el desahuciado busca su morfina
y su pastilla azul el viejo amante.

Tanto montan la causa y el talante.
Sirve para triunfar la dopamina,
en la fama olfateas cocaína,
para la pena el llanto ya es bastante.

Como aquel que se hace una sangría
para purgar sus más negros humores,
cuando el rencor estanco lo envenena.

Nocturnamente y con alevosía
con palabras aveno resquemores
y la angustia del pecho se serena.

Al dolor no renuncio porque suele
avisar que está vivo lo que duele.

Miradas

A mis hijos



Hijo,
a decir  verdad,
en los últimos tiempos
decir , lo que es decirte,no te he dicho gran cosa.

Y todavía menos debiera haberte dicho.

Nunca quise tomarte por pretexto
a un discurso vacío, sobrado de palabras.

El día en que pusieron en mis mano
tu palpitante carne sonrosada
y tu página en blanco,
temblé
por si te me deshacías entre ellas,
me estremecí
por si la emborronaba.

Por eso es que apunté
apenas el trazado de unas líneas ,
-no siempre muy derechas,
más bien miran a lo alto-,
a vuelapluma,
a mano alzada
que se puedan borrar si llega el caso.
Si han de rectificarse,
que las corrija tu caligrafía
tal y cómo Dios manda.

Asideros
para que eches a andar mirando al frente
con las manos abiertas a dar y a recibir,
apoyos que te sirvan ,
si es que un día te caes,
para volver de nuevo a levantarte
con la frente muy alta.

Trazos livianos,
pautas invisibles
para aprender a domeñar la vida,
lo mismo que se doma a los caballos,
con el pulso bien firme y la voz mansa .
A capear, si llegan, temporales,
llevando tu sonrisa de paraguas,
a saber que ,si arrecia el vendaval
y no puedes zafarte,
uno se vuelve hoja,
y se jode,
y baila.

A llenar de agujeros tus bolsillos
por los que derramarte  sin ruindades;
a cargar con un saco a tus espaldas
dónde otra pregunta quepa siempre ,
aun sabiendo
de que si te tropiezas la respuesta
nunca será ni la mejor ni única.
A no guardar talentos en armarios.,
regalar sus favores y airearse

 es la mejor  receta para el alma,
librarse de dobleces
y desplegarse como un pañuelo al Sol
sobre la hierba fresca
a ver como las nubes se travisten
y a olvidar margaritas deshojadas.

A hacer de tu presencia ese perfume
que, por no molestar, ni alza la voz
y se hace imprescindible cuando falta,
y de tu corazón un palomar
que cobije el  cansancio de las aves de paso
arropado en tibiezas,
desde dónde
en cada amanecer levanta el vuelo
un hombre bueno,
y libre
para escribir su historia
cómo le venga en gana.

Que  al llegar la hora
de tu punto y final ,sea tu rastro
un fugaz resplandor , 

como de estrella
que nace y muere en noche  espléndida de estío
y es apenas un guiño risueño en el cristal
enamorado y nítido del agua.

No es mucho.
Ni está todo.
Ni hace falta.

¿ Qué más puedo decirte
que no haya adivinado en todos estos años
tan audaz,
tan curiosa,
tan cautiva
en mirarme a los ojos tan de frente
tan implacablemente lúcida ,
tan limpia ,
tu mirada?



lunes, 1 de mayo de 2017

Detrás de un verso


Detrás de un verso siempre he presentido,
y hoy ya os puedo decir que estoy segura,
que hay alguien que destila lo vivido
y vierte en nuestras copas su angostura.

Un corazón que ha sido malherido
tantas veces que forja una armadura
de solitudes, donde retraído
sobrevive en hermética clausura.

Pera a veces revienta una costura
de tan prieta ,mostrando el contenido
en toda su verdad desnuda y pura.

Cerrad los ojos , respetad la albura
virginal de su luz en lo escondido.
Preservemos intacta la hermosura.


Reto


Yo ya no quiero hoy hablar de lo que siente
mi necio corazón, que escancia su cadencia
desbaratada y frágil sobre la indiferencia
de un sordo impenitente.

Ni quiero regalarte más tiempo los oídos
con su temblor de pájaro, del aire confitura,
no sea que terminen siendo la droga dura
del tuyo sus latidos.

Ahora acepta el reto,
desvélate y acierta en qué pliegues brumosos
de los silencios guardo mi voz , hecha secreto.

Y luego , sin desmayo,
devotamente espúlgalos con gestos amorosos
hasta que en un suspiro te cuenten lo que callo.

De 2 a 4 a.m.


Llorar ,hay que llorar.
Más que nada por mera profilaxis.

De vez en cuando resulta conveniente
el desaguar los mil malos humores
que la vida,con tanta devoción,
nos embodega dentro
del alma
y consentir
el dejar un espacio a las quimeras,
para ver si fermentan los posos del vinagre
y logran convertirlos
en buen mosto añejado.

Yo lloro cuando toca,
de dos a cuatro a.m,
he descubierto
que regados con lágrimas parece que medrasen
con más esplendidez mis versos melancólicos,
que en las madrugadas sin sexo ni ternura
resultan infalibles
para invocar un sueño aliviador...

...que me dejan más diáfano
y mucho más dispuesto el cristalino
a ver sobre las luces de la aurora
señales del milagro que algún día
nos tiene que tocar.

Y si no, ya se sabe,
resulta conveniente volver ya bien llorado
a un mundo al que si algo hay que le sobre
son tristezas y muertos.