sábado, 6 de mayo de 2017

Lejanía


Sé que es cuestión de tiempo, que debo ser paciente,
que el río desbordado a su cauce regresa
más tarde a más temprano y ahora lo prudente
es velarte en las sombras con devoción confesa.

Sabes que si la dicha en tu presente acampa
el corazón me estalla repleto de contento
y que si una tormenta sobre tu casa escampa
el mismo angor que sientes sobre mi pecho siento.

Que no es la lejanía una escusa bastante
para dejar de amar aquello que se ha amado.
Desesperadamente se añora lo distante.

Hasta la última gota de mi sangre daría
si con ello supiera que nunca lo acerado
del dolor que me mata en ti se ceba un día.