miércoles, 10 de mayo de 2017

Mutis


No aspiro a esa penuria tan  gratuita
de alargar la agonía del momento
en que la vida es tiempo de descuento
prolífico en la cuita.

Cuando hasta el barro evita
nutrir con más miseria tu sarmiento
y cada hueso pide hacer recuento
de cansancios , forzosa es esa cita.

Se impone lo sensato,
exprimir cada día ferozmente
hasta el último acto de tu historia.

Y hacer luego, sin ruido ni arrebato,
un mutis por el foro, dignamente,
dejando un buen recuerdo en la memoria


Santa virtud


Si el cielo permitió la desmesura
de sí mismo en su cúpula enjoyada,
si vomitó en la núbil madrugada
su infinita resaca de hermosura.

Si se dejó la voz en la aventura
de inventárselo todo de la nada,
si sigue prolongando su jornada
gestando extravagancias sin hartura...

Entonces...¿ Puede ser admonitorio
con quien huye de aquella dualidad
que es saberse y palparse su incongruencia?

Un solo mandamiento obligatorio
tiene el hombre: usar sin parvedad
de la santa virtud de la demencia.

Universos paralelos


Que existen universos paralelos,
islas  de soledad ensimismadas
que ,hasta la saciedad,
van engendrando copias  de sí mismas
lo sé por experiencia .

Vengo de una ilusión caleodoscópica
de atrezzo tan dichoso que hasta saben
a menta sus halagos,
que aparentan
sus desaires un peso coherente,
que hasta duele en los huesos el precio que se paga
por el minuto escaso de gloria con que el mundo
a veces nos confunde
y nos vende un remedo
de la felicidad.

Mi proeza de hoy
es arrastrar a pulso y cuesta arriba
lo que queda de mí.

Ahora lo que toca es el coraje
para cruzar la línea divisoria.

Abro la puerta
entro
me miro en el espejo y reconozco
la tristeza de siempre

Y en el aire percibo
el sempiterno el olor a flores mustias
que nadie retiró.

Y sé que soy quien soy.

Y sé que estoy aquí, en donde puedo
vivir como me plazca

O morir como quiera,
ajena al espectáculo,
languideciendo un poco cada día.

Por las ramas






Podría
marcharme por las ramas ,
dedicarme
a exfoliarlas por pura diversión
,dejando que cayesen blandamente al vacío
tantos lances caducos.

Pero a quién le podría interesar
conocer los retales que han ido resistiendo
el enésimo asalto
de la carcoma.

Quien más , quien menos tiene
su propia antología de postales
que fue tornasolando con paciencia
en colores pastel.
Qué insolentes
presumen de esplendor tocado en rojo
las amapolas.
Qué jugosos
los labios que supieron exprimir cada fruta
que les brindó el verano.
Qué inolvidable el cielo de la noche
en que alguien deslumbró la ribera más lúcida
de tu razón .

Cualquiera se lo calla,
pero guarda sus propias necrológicas,
y encarece su almario con un plus de infortunios.

¿ A quién vas a dormir con ese cuento
de que la ensoñación y la inocencia
murieron degolladas a manos del mutismo,
y que con mucha más alevosía
apuñala a traición la soledad.?

Ya no quedan oídos que estén interesados
en soportar los raptos de locura
con los que entrego al aire las dudas que me quedan
ni ya me quedan ganas
de ponerme a cantar.


De mí ,
aquí y ahora,
hay que saber tan solo que voy sobreviviendo,
igual que los demás,
saboreando
el pellizco de miel , la gota de baladre
con que llega a asombrarnos cada día.

Que cada atardecer
me apego más y más a la indolencia
de la deriva en círculos concéntricos
hacia la paz del fondo.

Mientra se funde en sepia con la noche
cada latido de mi corazón










Venus negra


Nunca sé lo que ves en mí cuando me miras...
La soledad, lo entiendo, es mala consejera
puede hacer que en mi rostro confundas la quimera
de la venus de nácar y espuma a la que aspiras.

Por eso, antes que sea más tarde, te prevengo:
no quieras esculpirme con perfección virtuosa
en mármol duro y frío, a imagen de una diosa
de dulce voz fatídica de mar, que yo no tengo...

Soy una tierra antigua, que hoy es  aventura
si quieres descubrirla, conque no te demores
y cálate bien nítidos , la fe y los anteojos.

Quiero que al fin me veas, tal cual, de carne oscura
y corazón traslúcido  , quizá así te enamores
de la mujer que surge desnuda ante tus ojos.




Nunca es tarde


Cuando se va batiendo en retirada
ante el atardecer que se adivina
en esa luz que huye ,clandestina,
canta el ave con voz más afinada.

Qué algarabía bien acompasada
bajo la rosaleda nos conmina
a un lance soñador y patrocina
a cualquier desvarío coartada .

No te extrañe si al filo del ocaso
se enciende una pasión hasta que arde
y se consagra el alma a lo debido.

No le cuentes que llega con retraso.
Para el amor jamás es nunca tarde
mientras el corazón tenga un latido.

Don de quietud



Larga hebra de miel que se desliza
en la lengua del tiempo , tentadora,
dulcemente dorada , en esa hora
en que lo transparente se eterniza

Misterioso rumor que repentiza
los secreto del agua y edulcora
con los suaves colores de la aurora
la sobria languidez de la ceniza

Hay que escribirle un verso a la zalema
con que la vida en música fragante
nos envuelve, fingiéndose poema.

Hay que contarle al mundo cómo fluye
desde un don quietud y en un instante
nuevamente en la nada de se diluye


La confabulación de los relojes


Se pasó como un soplo, fue tan breve
el tiempo ya vivido, que apenas
si sentiste en los dedos sus arenas
resbalar ni marcarte su relieve.

Los momentos que quedan, ¿ quién se atreve
a soñarlos siquiera?, ya almacenas
sus aceleraciones en tus venas
y los sientes fundir como aguanieve

Quisieras demorarte en esta hora
del crepúsculo en calma en la que acechas
aún al ave azul de voz sonora.

Pero temes que es algo que no escoges.
Hace ya tantos años que sospechas
la Confabulación de los Relojes... 

martes, 9 de mayo de 2017

Tras el cristal



Tras el cristal
se dilata un espacio que parece
tener un tacto amable
donde discurre un tiempo sin fisuras.

Tras su blindaje aséptico
todos los rostros conservan la sonrisa,
cada cosa conoce
su ubicación exacta
y cualquier circunstancia su medida.

Tras el cristal jamás penetra el frío
y si cierras los ojos tal vez puedas
adivinar las notas de un piano.

A su resguardo el mundo
es tal como se sueña.

Pero vivir es eso
que se goza y se sufre a la intemperie.

Por no verlo se opacan
los ojos y en silencios  se diluyen.

Desde fuera se oye
como sube el volumen de la música.



Postura estética



Como una mala hierba,
de manera insidiosa,
el desencanto
arraiga poco a poco en cualquier grieta
de las que luce el alma
y nos pone en los labios el poso de amargor
del que sabe de horas indolentes,
en las que la existencia
se va despilfarrando
en alardes noctámbulos exentos de sentido,
vacíos de pasión.

Tiene
los ojos entornados y amarillos
de los que duermen poco y se prohíben
el lujo de soñar,
el rictus displicente de las bocas anémicas
que lo son por su gusto
y unas manos delgadas de gesto aristocrático
que van echando cuentas
-y cinco que me llevo-en platos bien repletos
de todas las lentejas cuadradas que nos faltan.

Huele
a poema sangrando tinta fresca ,
a venas que se abren y vuelven a cerrarse
cuando cesa la música,
a cafetín de barrio,
a " boutade" y dandismo mezclados con vapores
de cigarrillos turcos y ginebra.

Vivir desencantados nos sirve de tan poco...
..pero es tan elegante como postura estética...

lunes, 8 de mayo de 2017

Preludio


Después de tanto tiempo
de irte acostumbrando a la rutina
de la quietud impuesta,
los oídos
ya no quieren oír más que lo justo,
aquello que no quiebre
la paz de corazón.

Hasta que llega un día, en el que sin pensar,
en un instante,
se rompe el equilibrio.

Es casi una armonía
lo que en el filo improvisado suena
y sabes que es por ti
por lo que el aire atónito
se llena de rumores.

Será que ha llegado por fin ese momento
que todos esperamos
de gloria y plenitud,
en el que las miradas del mundo se detienen
sobre una misma anécdota
y la polifonía de las voces
decide declamar una salmodia
a una sola voz,
diciendo un mismo nombre.

Hoy la fortuna
cogió la bola roja en el que estaba
por la casualidad el tuyo escrito.


Disfrútalo si puedes...

Sabes que es el preludio
de lo que ha de llegar  para quedarse,
el tiempo pavoroso
del triunfo del silencio.


Resiliencia


Y de pronto olvidé
cuál era la razón de mi congoja,
cuál era el fundamento de mi urgencia
y por qué estaba allí,atropellándome
la vida sin piedad.

Solo podía
contemplar cómo iban hilando florituras
las palabras en torno a lo inefable
hasta volverlo casi inteligible,
capaz de subyugar hasta que entregue
el cuerpo más que al alma algún suspiro.

Y digno de que existan
los días sin rutinas ni zozobras
en los que cada instante huela a estreno.

Podéis llamarlo alzheimer,
delirio o chaladura,
si es que os place.

Yo lo llamo milagro.

Ilusión,
lucidez reconquistada...

Y bendita virtud de resiliencia.

Presumiendo...


Volviendo del mercado, ayer mañana,
tropecé de improviso con Inés,
antigua conocida, porque es
la prima de una amiga de mi hermana...

Charlando nos pusimos al corriente.
Me contó que hace poco que es abuela
y que su nieto corre ya que vuela
con diez meses y es muy inteligente

Me tuvo , allí, de pie, por un buen rato,
bla...bla... bla...presumiendo sin recato,
hasta que dije yo, que soy muy mía:

Para listo mi chico, que ha cumplido
treinta y cinco en Abril y ha conseguido
que lo lleven en brazos todavía....


Amanece , que no es poco...


Amanece otra vez. Que ya no es poco,
aunque salga la luz por Antequera...
Con tal que salga el Sol...pues que su foco
aparezca por dónde y cuándo quiera.

¿Es que hay Este o Sur? Desaparecen
los horizontes y las coordenadas
cuando en tus circos los enanos crecen
y caen bocabajo tus tostadas.

Total...Si no me quejo de mi fario...
Asumo que en la próxima centuria
un tuerto ha de mirarme mal a diario.

Pero... ! Que quede así, Virgen María!
En mi cuerpo no cabe más penuria,
!Que no me mire un ciego cada día!


Yho misma


Soy como soy. Me tomas o me dejas.
Como los gatos vivo a mi manera
y no puedo cambiar, por más que quiera.
Que nadie venga luego con sus quejas.

Lo mismo me columpio en las guedejas
del viento Sur, que soy la carcelera
del trino, que del alma hago bandera,
por las perdidas causas más añejas.

Con tal de proclamarme libre a ultranza
a mi propia razón declaro un cisma,
pues ni aun de equivocarme me acobardo.

Mitad Quijote. A ratos Sancho Panza.
¿ Dulcinea?...Quizás...Siempre yo misma.
No lo queráis cambiar , que así es el cardo.

domingo, 7 de mayo de 2017

Lo previsible


Ya lo sabes,
yo soy lo previsible.

La que siempre está ahí cuando amanece.
La que abre la ventana
para que entre el Sol,
la que se deja
la piel en el intento
de matizar la luz de sus estragos.

La que le espulga al aire sus espinas,
sus rumores agrestes,
sus posos de amargor.

La que ,con vocación de desahuciada,
le presenta batalla a la existencia
con uñas y con dientes
del alba hasta el crepúsculo
y a pie firme soporta
todas sus embestidas sin pensar
siquiera en la derrota.

La que sobre sus hombros fatigados
sustenta los pilares de tu mundo
y esas cuatro paredes entrañables
que forman una casa
y llamamos hogar, si hay quien lo cuide.

La que sabe ser sólida
y a la vez es prolífica en satenes.

La roca del milagro,
capaz de prodigarse en manantiales
de gestos que son bálsamo sobre cualquier herida
y mitigan lo urente del dolor.

Ya lo sabes, yo soy lo previsible,
lo que jamás te falta
y que nunca faltarte debería,
la madre, la entregada compañera,
la amiga, el alma próxima,
la amante.

La que en el corazón cobija un pájaro
que canta sin cesar con tal de hacerte
el día más risueño.

La mujer,ese ser que no conoce,
en su fragilidad, lo que es rendirse.