lunes, 8 de mayo de 2017

Preludio


Después de tanto tiempo
de irte acostumbrando a la rutina
de la quietud impuesta,
los oídos
ya no quieren oír más que lo justo,
aquello que no quiebre
la paz de corazón.

Hasta que llega un día, en el que sin pensar,
en un instante,
se rompe el equilibrio.

Es casi una armonía
lo que en el filo improvisado suena
y sabes que es por ti
por lo que el aire atónito
se llena de rumores.

Será que ha llegado por fin ese momento
que todos esperamos
de gloria y plenitud,
en el que las miradas del mundo se detienen
sobre una misma anécdota
y la polifonía de las voces
decide declamar una salmodia
a una sola voz,
diciendo un mismo nombre.

Hoy la fortuna
cogió la bola roja en el que estaba
por la casualidad el tuyo escrito.

Disfrútalo si puedes...

Sabes que es el preludio
de lo que ha de llegar  para quedarse,
el tiempo pavoroso
del triunfo del silencio.