sábado, 24 de enero de 2015

Certezas


Que podría morirme entre tus brazos
es algo que sé cierto. Sobre el lecho
acorazado y tierno de tu pecho
se desdibuja el mundo de sus trazos.

Hay momentos que son de una homicida
intensidad , prendido al codicioso
rumor de tu deseo  silencioso
mi corazón del pálpito se olvida.

Qué dulce muerte es esta sangradura
de mi ser sobre ti. No causa peso
ni me aflige en tu altar aniquilarme.

Otra certeza alienta mi ventura:
entregado y suicida, beso a beso,
tú has de saber después resucitarme. 

Recados



-“Recuerda a papá que baje la tapa del water “- era uno de los recados habituales.
-” Dile que cuando ella cierra el tubo de pasta”- podía ser la respuesta . 
Y al cabo de un rato...
-" ¿ Puedes pedir a tu madre que baje el volumen de la radio?"
,o 
-“Pide a papá que no fume en el salón”.
 Cuando llegábamos a:
 -“Llama a tu padre para comer” 
-“ Que ahora no puedo, que estoy consultando el correo” 
-“Pues que yo no pienso comer frío, ” 
-“ Que ya me calentaré luego la comida en el microondas”....
Ya se podía decir que lo más duro había pasado, por las tardes , las pelis de la tele ayudaban mucho.

 Es que los domingos no se puede decir que fuesen aburridos en mi casa.

Fue un lunes cuando les dejé mi nota:
- “ Soy solo un niño”.
 Espero que comprendan ...

Inercia


Resbalo.

La epidermis del tiempo es impermeable.

Inmune
a la sal del sudor,
a la hiel de las bilis,
al dulzor pegajoso de la sangre,
poco ha de hacer sobre ella
este PH neutro de una lágrima.

La inercia es la virtud
dudosa que hoy me toca.

Acomodarme,
a imitación del plácido
vagar serpenteante de las gotas de lluvia,
a irme deslizando sobre el limbo
del envés de la vida
en busca del destino de tierra que me aguarda
si antes no consigo
engañar a la luz
y evaporarme.

Y en el mientras tanto , acaso consentir
en negociar la náusea.

Bendito sea y se nos vuelva goce
el tacto tóxico
viscoso y frío de la piel del sapo

jueves, 22 de enero de 2015

Manirrota


Nunca es bueno  tasar  lo que se debe
entregar sin medida, aun arriesgando
hacer del corazón un memorando
de fracasos grabados en relieve.

Las gracias, a manojos y cantando,
los perdones,deprisa, antes que encueve
en el alma el rencor ,sin que la lleve
hacia el redil del odio, tan nefando.

Los por favor en toda circunstancia
y con una sonrisa por delante
propicia ir reduciendo la distancia.

Los besos , por que sí,que su cuantía
por mucha no será jamás bastante
y no empacha ni cansa su arropía.

Darse así poco cuesta., aunque denota
que soy una obstinada manirrota



Tentetieso ( difícil equilibrio)

Desconfiad si os digo que mística levito
envuelta en una nube sutil de transparencia,
mientras que me ensimismo en el absurdo rito
de encontrarle sentido a nuestra intrascendencia.

Dudad de lo que os cuenten, si oís que deambulo
por perdidas callejas donde lo licencioso
convive con lo sórdido, pensad que es solo un bulo
que carga a mis espaldas el labio malicioso.

La vida sin remedio persigue la elegante
virtud del equilibrio en toda circunstancia
y la verdad se asienta sobre lo equidistante.

Creedme si os juro , cortando por lo sano,
que voy tambaleándome por la dual circunstancia
de gloria y de miseria que abruma al ser humano.








martes, 20 de enero de 2015

Crisálida



Esta luz que hay aquí , esta que ahora
derrama su estupor sobre mi escaso
agujero vital y lo desflora,
finjamos que no llega con retraso.

Diremos que ha llegado en buena hora
su exquisito puñal forrado en raso
que rasga mi coraza y la decora
con el color sangrante del ocaso.

Más cornadas nos da la desventura
de ignorar que es preludio para el vuelo
la obligada quietud de la clausura.

A pesar de que deja el ala inválida
el vértigo a volar, el ruin consuelo
del gusano es saberse una crisálida.

Sombra chinesca


Lisiado
esperpento de pájaro.
Grotesca  y temblorosa
sombra chinesca.

Pluma en pena que escapa
rumbo a un sueño de luz.

En la penumbra
agoniza la tórtola cautiva.
Entre las manos
su vida es  un dolor   agostado y parduzco
que en las atormentadas puntas de los dedos
aún aletea

Es finito el espacio
de la pared.

Y en el silencio se oye
el crepitar del alma al consumirse.

lunes, 19 de enero de 2015

De fábula


En lo alto del cielo una Luna ataviada
con su traje amarillo
soñaba ser cuchillo
y enjoyar con rubíes su alma desalmada.

Quebraste mi letargo. Llegaste con un brillo
lobuno en la mirada
y la codicia extrema de sangre derramada
colgando del colmillo.

!Qué pulso tan ameno
se nos volvió la noche! Tú con tu mordedura
y yo con mi veneno.

El alba con sus luces
llegó para salvarnos, pero por desventura
de nosotros quedaban solamente dos cruces.

Y en el aire el rumor
de lo desesperado ,gritando con premura:
amor, amor, !AMOR !, amor, a mor, amor...

Minuto


¿ Y ahora qué?

Ya no hallará la muela
más trigo
ni encontrarán los dientes
más pan.

Si hasta el lirio del valle
 se cansa de ser dócil
presa silente
¿ Dónde hallarán consuelo
las garras?

Y es que cuando se aprende la plenitud del grito,
de su placer,
los nudos corredizos quedan huérfanos
de pactos,
de temores ,
de gargantas...

No pidáis a la exhausta carne casi marchita,
consciente de un destino de ceniza y de frío ,
que se avenga al estéril
abrazo de la escarcha.

Dejad que se consume y se consuma
y que se entregue,
mientras que todavía pueda al aire
regarlarle un suspiro hecho de llama y música,
al  deseo  que sabe que le cuadra
a cualquier condenado.

Sobre el filo
de la última luz prende su pábilo

Se debe a su minuto
de gloria en ignición

Don de lenguas



Mi lengua preconizas
como sublimación de todo aquello
que es milagroso y místico
y suele resultar inalcanzable

Hablar poco,
decir lo suficiente,
manifestar lo justo,
dar a  entender bastante...

Y ya que estamos puestos
¿ por qué no he de aspirar yo a lo imposible?

Callarme y que me entiendas.