martes, 20 de enero de 2015

Sombra chinesca


Lisiado
esperpento de pájaro.
Grotesca  y temblorosa
sombra chinesca.

Pluma en pena que escapa
rumbo a un sueño de luz.

En la penumbra
agoniza la tórtola cautiva.
Entre las manos
su vida es  un dolor   agostado y parduzco
que en las atormentadas puntas de los dedos
aún aletea

Es finito el espacio
de la pared.

Y en el silencio se oye
el crepitar del alma al consumirse.