miércoles, 5 de octubre de 2016

Sabiduría


Mi corazón,que sabe de la vida,
ya no puede latir con arrebato,
por más que la pasión empedernida
lo tiente, le conviene ser sensato.

Conoce la manera en que liquida
las vanas ilusiones de inmediato
y ante la intensidad de su embestida
a la fuerza se ha vuelto timorato .

Con el desvalimiento de un gurriato
tiembla dentro del pecho en el que anida
tanto sentir perturbador no nato.

Quiere echar a volar , pero aprendida
tiene bien la lección, nunca es barato
conquistar ese cielo que a gloria te convida

Del último conato
tiene aún cada pluma del alma dolorida.











Lúdico rincón


Hoy quiero levantar sobre lo terso
del silencio la plácida guarida
de nuestro amor, secreta y concebida
para que en ella medre más libre y más diverso.

Una especie de Tierra Prometida,
un lúdico rincón del universo
donde no existe culpa y lo perverso
es no exprimir a fondo los goces de la vida.

Porque el pecado es que nuestras pieles
languidezcan a solas y se agríen
en los labios misántropos los besos y sus mieles.

Mi abrazo es dulce límite y augura
el tuyo nuestra dicha , mientras ríen
los diablos que contemplan tanta buenaventura.





martes, 4 de octubre de 2016

Paisaje otoñal


Quisiera dibujar a vuelapluma
el otoñal paisaje sosegado
que veo alrededor, transfigurado
en magia por el filtro de la bruma

Acaso encuentre el verso que resuma
cómo cambia la lluvia el decorado
del aire , lo reviste de dorado
y a petricor y a mosto lo perfuma.

Pero¿ cómo contar la epifanía
de las más delicadas sensaciones
que fluyen desde todos los rincones
en una inusitada sinfonía?

Baste decir que están los corazones
ensimismados en melancolía.





lunes, 3 de octubre de 2016

Sueños de otoño



Soñar no cuesta tanto...
solamente
es clausurar los ojos y abismarte
en la fecundidad de tus anhelos.

Sentir cómo conforta
el Sol suave de Octubre ,
cómo van madurando sin premuras
los duraznos tardíos
con qué fervor se ofrece
su carne sazonada sin reserva a tus labios ,
cómo enajena el aire
la fragancia del mosto, que enredada en la brisa
perfuma tus cabellos,
cómo la sangre corre
apasionadamente por tus venas.

Con que impulso abrileño
palpita el corazón.

Creer que todavía
en estas horas plácidas y amables del otoño
la vida imprevisible aún guarda en su manga
algún don que ofrecerte ,
que puedes sonsacarle de su bolsillo exhausto
las últimas migajas
de alegría y sorpresa que le queden
y recordar el gusto
de la felicidad


De sobra lo sabemos,
soñar no cuesta nada.

Lo que se paga en llanto es despertarse