domingo, 25 de enero de 2015

Melodía inacabada


No me he de ir sin antes
alisar con primor sobre la cama
las sábanas de hilo
y el cobertor de lana.
! Es tan crudo el invierno,
sus noches son tan largas...!.

No me iré
sin dejar tapizadas las paredes
de caricias de raso,
sin encender la vela que perfume
de sándalo la estancia,
por si es que llega esa hora tan oscura,
del estremecimiento.
antes que apunte el alba,
en que antiguos recuerdos
y futuros presagios nos asaltan.

No me he de ir sin antes posar en vuestras frentes
mi beso y mi suspiro
y un olor a crisantemos secos
impregnando indeleble vuestra almohada.

No me he de ir, que espero
que algo de mí se quede entre vosotros
los que me amáis
y amo,
como una presencia extraviada.

Que habite los rincones
en donde se escabullen las nostalgias
a conspirar los días en que llueve.

Que se vaya escanciando sobre el aire
que os envuelva a diario
como una melodía imperceptible.,
cordial y melancólica...

Eterna
e inevitablemente inacabada.