jueves, 19 de marzo de 2015

La noche




La tarde crece despacio
sobre la tapia, suspira
el viajo sauce y traspira
dulzor una luz topacio.
Cómo emboza su prefacio
la noche , cómo diseña
los engaños de su enseña
para volver del revés
su faz y vender que es
aquel tiempo en que se sueña.


La noche es solo ...la noche;
horas en las que abrazar
los recuerdos de tu ajuar
y algún fantasma fantoche.
Soledad a trochemoche
que se te vuelve escozor
sobre el pecho, en un angor
silencioso que no deja
que vuelvas grito tu queja
y te purgues del dolor.

Qué suerte de leviatán
es esta lluvia de mudas
estrellas , sembrando dudas
desde un techo de alquitrán.
Con que precisión están
dibujando el aguafuerte
atormentado, que advierte
al desvelado noctámbulo 
que esta noche es el preámbulo
riguroso de la muerte.

¿De que sirve que me endiable
o me entregue al plañidero
afán de buscar calvero
a la cruz inevitable.?
Mejor pensar en lo afable,
desvelarme al ralentí
espulgando el popurrí
de todo cuanto yo amé 
y me amaron. Sueño y sé
que eso quedará de mí.