jueves, 10 de marzo de 2016

Impotencia


Yo quisiera
alfombrarte de un Sol  hecho de  almíbares
las alamedas por las que  tus pasos
habrán de deslizarse,
 embalsamar el aire   que respiras 
con aromas de mirtos y jazmines
 y  amenizarte el tedio del camino 
dejándome la voz
en devanar arpegios que recuerden
el rumor de la lluvia.

Yo debiera
decirte la verdad, que el mundo tiene
los labios contraídos por el odio,
los ojos    enturbiados  por la envidia
e inhóspito ,
glacial como la tundra ,
duro  como el granito, el corazón .

Pero hoy por hoy me callo,
sé lo poco que valen las palabras
  para sembrar cordura en los pechos ajenos,
 que  solo escarmentamos
a golpe  de experiencia en carne propia.

Ya llegará la vida 
a contarte  a los gritos sus secretos
y a volverte más lúcida y serena.

Hoy  por hoy, 
sólo puedo admitir  cómo me abruma
sentirme esta amalgama de temores,
 de  impotencia y amor.

Y volcarme en hacer
lo sencillo y posible:
contarte cuentos donde por costumbre
vencen siempre los buenos...

Velar tus sueños  y rezar en vano
por que llorando nunca te despiertes