viernes, 16 de marzo de 2018

Epílogo



Lo sabías...

Desde el primer instante lo sabías.

Ella parte de mano con ventaja,
guarda en su bocamanga el as traidor oculto,
regalo de tus genes,
que habrá de otorgarle la baza que decide
la última batalla .

Suya ha sido de siempre la victoria.

Tuyo habrá sido el gusto
de luchar sin rendirte, de casi disfrutarlo
y de haberlo vivido.

Y el placer inefable
de poder permitirte, verso a verso,
el lujo de contarlo.