domingo, 1 de marzo de 2015

Las amistades peligrosas


Buenos días tristeza. Compañera 
infatigable de cualquier fatiga.
Harapo de satén al que se obliga
a recurrir mi esencia pordiosera.

Buenas tardes de nuevo, amigo llanto,
bendita rendición que me sosiega
el mirar de borrascas y lo anega
de fulgor, derrotando al desencanto

Buenas noches insomnio . Agonizante
vacío que el contorno de las cosas
trasmuta en fantasía delirante.

Sin espinas…¿ Qué fuera de las rosas?
Vuelve la vida más apasionante
el tener amistades peligrosas.