martes, 28 de abril de 2015

Anécdotas


 Hablaban y hablaban mientras la cena acababa por quedarse fría en los platos, como ocurría siempre en aquellas reuniones de antiguos alumnos que anualmente les servían de excusa para repetir gastadas anécdotas :

-!Cuánto hacía rabiar Bargas al padre Agustín escondiéndole la casulla!.- solía recordar Luján
-Y  lo que se enfadaba el prior  en mitad de la comunión cuando se bebía el vinagre que le habíamos puesto Robledo y yo en lugar del vino  de misa- decía Martínez.
- Sí, pero a ti y a mí nos daba igual, que ya estábamos bastante alegres.... no estaba rico el vinillo  ni ná.- solía contestar el aludido
- Pues anda , que  Quiñones ...¿ os acordáis cómo sacaba de quicio al padre Serafín.? - apuntaba  una voz .
-! Mira que cantar flamenco en el coro!- respondían varias  al unísono.
- !Vaya "quiñones".!.-coreaban  todos entre carcajadas
Así , entre risa y broma, acababan convenciéndose de que aquella fue la mejor época de su vida.
Hasta que este año, a la hora del café y el carajillo,  alguien dijo :
_¿ Habéis oído lo del padre Benito? Anda de juicios . Algo sobre unos menores.
Eduardo Beltrán, oportuno como siempre , rompió un silencio que amenazaba con volverse incómodo.
-A ver..., !mirad aquí! .

En  la foto   que todos recibieron puntualmente  en sus casas  para conmemorar la reunión había un nosequé que la hacía diferente a las  de otras ocasiones: en ella nadie   sonreía. Parecía que sobre todos ellos planeaba una sombra. Que una duda   inquietante, una  especie de aprensión difusa,dominaba toda la escena .