jueves, 31 de marzo de 2016

Ilusionismo



No es cuestión de  decir, es insinuar
secretos escondidos bajo el velo
de la palabra y con tal señuelo
conseguir lo impensable: emocionar.

Ser sugestión de encaje  sobre el mar 
o despedida al borde de un pañuelo
ácrata pluma en el azul del cielo
o febril moscardeo en el lagar.

Un poema es un  humo libertario
que nos siembra la luz de  trampantojos.
Ya sabemos que es solo una ilusión.

 Pero , al fin, ¿qué será más necesario?
¿ que la verdad   nos entre por los ojos
o  que  la sienta  cierta el corazón?