viernes, 15 de abril de 2016

Babel


Yo, que el lápiz y el papel
me gusta oler y tocar
y que soy más bien de hablar
cara a cara – o piel a piel-
también,por algún aquel
que no me puedo explicar
caí en  la  tentacular,
etérea red del pixel
y en su confusa babel
no me consigo ubicar.

Aquí ¿qué se me perdió?
me pregunto en letanía
Entre tanta algarabía
¿ podría encontrarme yo?
Dubito entre el sí y el no...
Si bien de melancolía
la puta tecnología
nunca ni a nadie sanó,
tiene la contra su pro
y a veces te arregla el día.

Hasta el siglo draconiano
que sufres por no morir,
a ratos llega un decir
que suena como a cercano.
No importa que esté lejano
su acento, con tu sentir
siente y su dulce elixir
te devuelve de su mano
la fe en el género humano
y las ganas de vivir.

Aunque en el berenjenal.
de los bytes voy perdida
mucho más adolorida
deja al alma el andurrial
solitario y sin fanal.
Hoy me presto agradecida
a leerme de por vida
manual tras manual
y a darte todo mi aval,
novedad, sé bienvenida.