viernes, 15 de abril de 2016

Salvar los muebles



Ay, quién pudiera aún conservar cierta traza
de rescoldo durmiente olvidada en   los labios
para  poder quitarse besando los resabios
con que un arduo vivir los seca y  amordaza.

Quién pudiera otra vez jugar aquella baza, 
de encender las pasiones , enlabio tras  enlabio,
y,escuchando el consejo que da siempre el más sabio,
olvidar un  ayer que al presente embaraza.

Si fuera todavía la que nació a la aurora...
Si pudiera mostrarme al desnudo y sin miedo
con la piel sin estigmas  y el corazón sin lastre...

Hoy soy  derribo y dudas , tal me acepto en mi ahora
y verseo a destajo por salvar, si es que puedo,
algún mueble del alma siquiera del desastre.