viernes, 29 de julio de 2016

Desbandada







Huyeron las palabras de mi boca.
Como las golondrinas , son amantes
de migrar hacia climas más galantes
cuando el helor las toca.

Las sonrisas, de siempre frioleras,
quisieron ir detrás, pero atoradas
quedaron en su mueca, aletargadas
soñando primaveras.

Por contagioso efecto
escaparon del pecho amor y afecto,
dejando sus espacios ateridos.

Ya no sería extraño
que al mismo corazón alcance el daño
y en desbandada huyan los latidos.