jueves, 20 de agosto de 2015

Un algo



Todo ocurre de ojos para adentro.

Un algo en el azul se nos opaca,
sin saber bien por qué , con ciertas pérdidas 
y un poso de tristeza indefinible
gravita sobre el aire.

Hay modos de vivir, 
al menos tantos
como vivientes , y cada cual estampa
-hosca o amable - su deleble huella
según su decisión sobre el camino.

Algunos, los benditos por la suerte,
nacieron para ser los paladines
de la palabra y   defender su enseña
armados  de belleza y poesía.

La muerte solo es una y nos iguala:
Un mismo polvo para un mismo olvido.

Hay formas de morir y de quedarse 
morando un poco  más entre nosotros.

Cuando muere un poeta no se apaga
ningún astro ni tiemblan  conmovidos
los pilares del cosmos .

Pero suspira un ángel
y se impregnan
de paz las cuatro esquinas del silencio.

Y algunos, los lunáticos de siempre,
nos quedamos un rato pensativos.