viernes, 11 de diciembre de 2015

Desprendimiento



Hoy es mi obligación volverme ausencia
de aquello que más quiero y se me empaña
la mirada al hacerlo , pues la entraña
dejo a la vez prendida a su querencia.

No puedo demostrar benevolencia
ni siquiera hacia mí ,  conque con saña
me aplico en conseguir sentirme  extraña
de la naturaleza de mi esencia .

Insensata sería si me enroco
tras mi carnalidad, cuando es sabido
que de mano he perdido esta porfía.

Mejor que se acostumbre poco a poco
el alma a desprenderse del latido
que ha de negarle el corazón un día.