sábado, 7 de mayo de 2016

Penas al aire


¿ A quién le cuento mis penas?
Quien más quien menos contento
se quiere en todo momento
sin llevar cargas ajenas.
Sepultura en las arenas 
del mar, patria del ahogado,
les di y  las ha rechazado
temiendo que su oleaje 
lo tomen al abordaje
y acabe estando amargado.


Qué largas noches sin sueño
donde todo es desmesura
y tu áspera clausura 
toma un perfil berroqueño.
Hasta el consuelo pequeño,
tibio, de mi vieja almohada
se me niega... escarmentada,
de otras noches de languor,
pues se teme lo peor:
amanecer empapada.


Entonces ¿ A quién le extraña
que ante la necesidad
yo le cuente mi verdad
al aire que me acompaña?
Qué importa si lo encizaña
mi tristeza, en mi retiro
solitario lo respiro
 solo yo y antología
consiente en ser cada día
del sollozo hecho suspiro.


Hay quien escribe de amor,
 hay quien de desengaño escribe
y hay quien cuenta que se vive
yendo del mal al peor.
Desocupar  resquemor
que dentro abrasa ,quebranto
no hará en el viento si achanto 
mi voz ,que  ,por no pecar, 
voy convirtiendo  en cantar
y  a mí misma me lo canto.



Lo mismo da una balada
que un tango, que un chachachá,
siempre su cadencia está 
a mi historia acompasada
En ella va  acomodada
la desazón que atormenta
mi pecho , hasta que revienta
como un grávido carpelo,
que mis penas lanza al cielo
y la brisa las avienta.