domingo, 17 de julio de 2016

Maresuyo



Antaño acariciaste con tu espuma
playas en cuyo idílico paisaje
vislumbró un soñador su heroico viaje,
vencedor de los siglos y su bruma.

Ahora, que  domina tus  confines
el perfil de las torres de cemento
¿quién puede  fabular que vence al viento
y boga rodeado de delfines?

Marenostrum un día te llamaron
aquellos que felices disfrutaron
sobre limpias arenas de tu arrullo.

Hoy,  puesto que  tu arcén nos arrebatan
algunos  por lucrarse  y lo alicatan,
habrá  que renombrarte  Maresuyo.